Natural Attraction
 


En La Prensa

Ofrecemos más abajo resúmenes de varios artículos sobre Natural Attraction y las feromonas. Para leer más de cada uno (en inglés), haga click en la conexión indicada debajo de cada uno

Estudio de la U.C. de Berkeley Confirma la Eficacia de la
Tecnología Patentada de Human Pheromones Services, Inc

El estudio, ejecutado por miembros del Instituto de Ciencias Neurológicas Helen Wills  y el Departamento de Psicología de la Universidad, hizo mediciones en 60 sujetos sobre los efectos en las funciones y estados anímicos del sistema nervioso autónomo del simple acto de oler varias concentraciones del compuesto. Dicho simplemente, en las mujeres sometidas al examen las más altas concentraciones del compuesto aumentaron el estado positivo de ánimo y redujeron el negativo. Para medir estos efectos, se emplearon métodos psicológicos y fisiológicos de evaluación.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)

Estudio Indica que el Cerebro Reacciona a Compuestos Químicos Sexo-específico
Washington Post
Ciertos compuestos químicos similares a las hormonas sexuales masculinas y femeninas generan una actividad cerebral distintiva cuando los huele el sexo opuesto, lo que representa la evidencia más sólida hasta hoy de la existencia de “feromonas” humanas, según informes científicos revelados ayer.

El escaneo cerebral de dos docenas de voluntarias en Suecia mostró que una parte del cerebro innvolucrada en la conducta sexual se iluminó cuando las mujeres fueron expuestas a una substancia similar a la testosterona, mientras la misma área en el cerebro de los varones reaccionó cuando fueron expuestos a una substancia similar al estrógeno.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)

La actividad cerebral es influenciada por señales químicas no detectables como olores, determinan investigadores de la Universidad de Chicago
University of Chicago News
Investigadores de la Universidad de Chicago han encontrado por vez primera que “quimoseñales”en el aire, substancias indetectables para el olfato, tienen un impacto medible en el metabolismo cerebral, según un informe revelado el miércoles 25 de Julio.

Un team de científicos dirigidos por Martha McClintock, miembro de esa Universidad y uno de los prinncipales expertos en quimoseñales y feromonas, y Suma Jacob, innvestigadora de la Universidad, encontraron marcadas diferencias en la actividad cerebral entre mujeres expuestas al esteroide masculino androstadienone, de generación nnatural, comparadas con ellas mismas cuando no hann sido expuestas a la substancia.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)

Un Sexto Sentido que Afecta Cómo se Siente Ud.
Fortune Magazine
Un imaginativo anatomista de la Universidad de Utah llamado David L. Berliner estaba trabajando con substancias que ocurren naturalmente en la piel humana. Cuando dejó algunos de los extractos en cápsulas abiertas en el laboratorio, notó un repentino y sorpresivo aumento en la camaradería entre un grupo  de previamente parcos investigadores que trabajaban con él. Cuando, unos meses más tarde, cambió los extractos, el grupo reasumió sus modales contenciosos.

Berliner congeló y guardó los extractos. Cerca de 30 años más tarde – por aquel entonces convertido en un millonario de la biotecnología en Silicon Valley – volvió al tema gracias a un método de almacenamiento de drogas y cosméticos dentro de mini-esferas de polímeros con apariencia de esponjas. En 1989 estableció la empresa que hoy ha aislado las feromonas que, supuestamente, controlan las relaciones  amistosas y la conducta, similares a las ya conocidas como estimulantes de la actividade sexual en animales.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)

Para Hombres Gay, Atracción Por Otro Tipo de Odor
New York Times
Usando una técnica de imágenes del cerebro, investigadores suecos han demostrado que los hombres homosexuales y heterosexuales responden de diferente modo a dos olores que pueden estar involucrados en la excitación sexual , y que los homosexuales responden del mismo modo que las mujeres.

La nueva investigación puede abrir el camino al estudio de las feromonas humanas, a la vez que puede mostrar las bases de las preferencias sexuales. Las feromonas, compuestos químicos emitidos por un individuo para provocar una reacción determinada en otro de la misma especie, son conocidas como controles de la actividad sexual de los animales, pero los expertos están en desacuerdo sobre qué rol, si lo hay, tienen en hacer a un humano atractivo a otro.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)

Un Gene Para el Romance. Así Parece
New York Times
Los biólogos han estado progresando considerablemente en la identificación de una clase especial de genes, aquellos que dan forma a la conducta de los animales hacia otros de la misma especie. Estos genes de conducta social prometen resultar en profundos conocimientos sobre cómo está construido el cerebro para ciertas tareas complejas.

Los genes de la conducta social representan un puzzle especial, puesto que involucran circuitos neurales cerebrales a menudo puestos en acción por alguna clave ambiental a la que responde un animal. Catherinne Dulac, de la Unniversidad de Harvard, ha descubierto que el ratón macho depende de las feromonas, u hormonas llevadas por el aire, para decidir cómo actuar hacia otros ratones. Detecta las feromonas con el órgano vomeronasal, un tejido extra de su nariz que detecta odores.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)

En el Cortejeo de las Langostas, Razgos Humanos
New York Times
Quienes estudian la conducta animal tratan de no describir sus invextigaciones en términos humanos, pero es difícil evitarlo cuando se trata de langostas.

La hembra que muda su caparazón permanece en el refugio del macho por unos pocos días o más, hasta que la nueva caparazón se endurece. Pero entonces, aparentemente la excitación ha terminado. Ella ya tiene lo que quería, un tapón de esperma en una pequeña bolsa que Mr. Corson compara a un asiento de cojín. Y así, simplemente, se va.

>Haga click aquí para leer más de este artículo (en inglés)